viernes, 4 de mayo de 2018

Entrevista a Natalia Miguel

Hola a todos.

En esta entrevista podrás ver y leer sobre nuevos diseños de cuero. De mano de la artesana Natalia Miguel.

1. ¿Qué tal, Natalia? ¿Como definirías tu estilo?

Pues la verdad es que mi estilo ha evolucionado bastante desde mis principios.
Nada más salir de la escuela de cuero mis influencias eran medievales y celtas. Con el tiempo empecé también a incorporar el trenzado a muchas de mis piezas y poco a poco la imaginaría celta y medieval fue desapareciendo. Podría decirse que era una mezcla de clasicismo y folk.

2. ¿Qué se puede hacer en cuero y qué no? 

El cuero es un material fascinante y generoso. Yo uso cuero de curtido vegetal
que compro a los curtidores de Villaramiel, Palencia, y me permite grabar, modelar, e incluso crear estructuras en tres dimensiones. Yo he llegado a hacer platos de cuero, collares para vacas, sillas de montar, cajas o maletas. Pero a poco que navegues por internet puedes ver armaduras, vestidos, botas de vino, odres, calzado o los cuernos que mi amigo Cecilio Castrillo hizo para un espectáculo de Madonna.


3. ¿Qué herramientas utilizas para trabajar el cuero? 

Las que hagan falta. Desde las más tradicionales como chiflas, cortadoras
circulares y canteadores de madera hasta una prensa hidráulica, un compresor o una grabadora láser. Mi trabajo es el cuero en el sentido más amplio posible y no tengo inconveniente en recuperar técnicas antiguas y combinarlas con nuevas tecnologías.
Todo depende de las necesidades técnicas del trabajo o de los resultados estéticos que esté buscando.

4. ¿Qué te ha reportado personal y profesionalmente el oficio de trabajar con el cuero? 

En mi caso el taller de cuero venía acompañado de un proyecto vital. Al final se
acaba mezclando lo profesional, lo personal y vete tú a saber cuántas cosas más. No siempre es positivo esa mezcla y con el tiempo intento mantenerlas cada una en su sitio. La sensación que tengo casi veinte años después de empezar a trabajar el cuero es que me ha permitido encontrar un rincón en el mundo y trazar un camino con sus subidas, sus bajadas y todo lo que pueda ocurrir durante un viaje. Lo que sí puedo asegurar es que a pesar del tiempo transcurrido sigo teniendo esos momentos en el taller en los que estoy totalmente concentrada y no soy consciente del tiempo ni de nada a mi alrededor y cuando levanto la cabeza del cuero se ha hecho de noche y tengo una mezcla de cansancio y satisfacción que no encuentro en nada más.


5. Ojeando tu Instagram nos damos cuenta de que eres muy creativa ¿De donde suelen surgir tus ideas?

La historia por mi formación como cantera y la naturaleza al vivir dentro de un
espacio incluido en la Red Natura 2000 son mis principales inspiraciones a día de hoy.
Pero la literatura, el cine y mis propias experiencias personales acaban por colarse en el proceso creativo. Todas eso se van amontonando en mi cabeza y las dejo mezclarse a fuego lento como quien prepara un cocido en un puchero. Luego voy filtrando, puliendo, descartando, recuperando y volviendo a reposar. A veces el proceso es lineal y en otras ocasiones meses después la idea termina por estar clara.

6. ¿Tu artesanía respeta el medio ambiente?

Tengo en cuenta el impacto ambiental de todo mi proceso de trabajo.
Empezando porque el cuero es un subproducto. No se crían animales para el cuero sino que se crían para alimentación y como “residuo” tenemos sus pieles. 

El cuero que yo compro es de curtido vegetal cuyos residuos son de menor impacto ambiental que el cuero de curtido industrial y se gestionan mucho mejor y las curtiderías a las que yo les compro el cuero están a poco más de dos horas de mi taller por lo que tampoco recorren muchos kilómetros. Además no tiro nada porque tarde o temprano todo se acaba usando. En mi proceso de trabajo el consumo energético es muy bajo, de hecho gasto más energía en hacer la comida que en mi trabajo. Además hago unas piezas que
tiene una vida útil muy larga que incluso llegando el momento se pueden restaurar y reparar sin necesidad de comprar otra pieza la poco tiempo. Para mi la calidad es clave para que un producto sea sostenible.


7. ¿Vendes en mercados de artesanía, tienes tienda física ó on-line?

Tengo mi propia tienda online en nataliamiguel.es, también vendo mis
productos en manosesmas.com y en breve abriré una tienda en Etsy para vender fuera de España y tengo mis productos en diversos establecimientos de turismo como hoteles, ventas o casa rurales.
Durante muchos años he hecho ferias pero a día de hoy a mí no me compensan.

8. ¿Cual es el producto más vendido?

Pues los cuadernos y las fundas de cuadernos. A pesar de toda la marea
tecnológica en la que vivimos se mantiene el placer por la escritura, la caligrafía y el dibujo a mano. Hay productos que puntualmente tiene un pico como los cinturones o las carteras pero al final de año es lo relacionado con la escritura lo que gana. Además es curioso el cariño con el que la gente compra este tipo de objetos e incluso te cuenta para que lo quiere. Escribir sigue siendo un acto casi íntimo y que uno de mis trabajos forme parte de esa intimidad es algo muy bonito.


9. Cuéntanos alguna anécdota relacionada con tus encargos.

Una vez un cliente me pidió una pulsera diciéndome un lunes que la muñeca le
mide 21cm, contacto el miércoles diciendo que le medía 19cm y cuando le llegó la pulsera me dijo que no le quedaba bien que su muñeca medía 20cm y no la podía atar.

A nivel técnico lo más curioso que me han pedido es un sillín y un maletín
portaherramientas para un velociclo original del siglo XIX.


Redes sociales